Con mi nieta

Lo que escribo ocurrió hace un par de meses atrás. Aquello fue un sueño hecho realidad.

Mi única hija vino a pasar unas semanas de sus vacaciones con mi nieta Lorena en mi casa. La verdad es que ella necesitaba salir de la ciudad, necesitaba un cambio después de la experiencia de haberse divorciado del maricón con el que se casó. La abandonó por otro hombre.

Yo le he tenido queso a mi nieta Lorena desde hace un tiempo. Está buenísima. A sus catorce años ya tiene el cuerpo de una verdadera mujer. Hasta ese entonces, sólo había logrado tocar sus nalgas con disimulo en unas cuantas ocasiones, y le había dado uno que otro besito cerca de los labios. Todo lo anterior, como un intento por satisfacer mi lasciva necesidad de hacerla mía.

Cuando supe que Lorena venía a pasar unos días en mi casa en el interior del país, mi pene cobró una incólume erección, la cual tuve que disimular cuando mi hija y ella llegaron a casa.

Durante los primeros tres días, la ansiedad por saciar mis instintos me agobiaba. Sudaba por montón. Cometía torpezas. No podía sacar de mi cabeza las ganas de entrar en el cuerpo de Lorena. Recurría a lo de siempre para satisfacerme: uno que otro toquecito accidental en la nalga, besitos de buenas noches cerca de los labios, y andaba sin camisa y me ponía los shorts de algodón más cortos y ajustados que tengo de modo que se me notara el calzoncillo (soy un poco exhibicionista).

Pero la suerte me sonrió cuando mi hija me dijo que regresaría a la ciudad por un par de días, pues se había presentado una emergencia en la empresa en la que ella trabaja y su jefe le dijo que si ella no acudía a su puesto de trabajo para prestar apoyo (a pesar de estar en vacaciones), la despediría. Lorena se quedaría, ya que se sentía muy a gusto visitando todos los días el río que queda en las inmediaciones del área con las amiguitas que tiene en la barriada donde vivo. Además, su madre estaría de vuelta en poco tiempo.

A la tarde siguiente después de la partida de mi hija, Lorena llegó a casa después de ir a visitar a una de sus amiguitas.

- Lorena, ya está lista la cena. Báñate rápido, para que cenemos juntos – le dije
- Sí, abuelo – me respondió obediente
- ¡Ah! Olvidé decirte que el picaporte del baño está dañado. Hasta que lo repare, avísame cada vez que entres al baño.
- Como digas, abuelito

La verdad es que jodí el picaporte para espiarla mientras se bañaba. Rápidamente serví la cena, y apenas escuché caer el agua de la ducha, me acerqué el baño, abrí lentamente la puerta, y contemplé su voluptuoso cuerpo desnudo (mi ducha no tiene cortinas, sino un separador corredizo transparente). Sin aguantar más, me hice la paja mientras ella lavaba su cuerpo. ¡Qué pajón me di! Cuando me vine, contuve mi semen en mi mano y me lavé en la tina del área de la lavandería.
Después de cenar, nos pusimos a ver la televisión. Lorena se sentó junto a mí en el sofá. Vestía un baby-doll muy transparente, que me volvía loco. Durante todo el tiempo que estuvimos así, mi mente no dejaba de maquinar ideas sobre cómo llevar a Lorena a la cama, pero nada de lo que pensaba me parecía un buen plan. Me estaba desesperando. Confieso que estuve a punto de violarla cuando me dijo:

- Abuelito, ¿me puedo recostar en tus piernas?
- ¡Claro hija! ¡Por supuesto! – respondí, viendo la oportunidad que tanto esperaba

Al sentir su cabecita en mis piernas, mi miembro viril inició el proceso de erección sin que pudiera evitarlo. A cabo de unos segundos, ya lo tenía completamente erecto. Ella sintió mi erección, volteó su rostro hacia mí, como preguntándome qué estaba pasando, y luego intentó levantarse. La sujeté, manteniendo su rostro en contacto con mis genitales. Le dije:

- ¡Quédate donde estás!
- ¿Qué pasa, abuelito? ¿Por qué lo tienes tan..?
- ¿Tan duro? ¿Quieres verlo?
- Pero, abuelito, mi mamá…
- Tu mamá no está aquí. Observa…

La aparté de mí por un momento, mientras me bajaba el short (no tenía puesto calzoncillo) y dejé al descubierto mi falo erecto. Ella lo contempló admirada. Le pregunté si había visto uno, y me dijo que en un par de veces vio el de su papá, y en una ocasión se lo vio a un compañerito de la escuela, mientras orinaba, pero ninguno era tan grande como el mío.

- Abuelo, yo mejor me voy a dormir – me dijo apenada, haciendo un ademán para retirarse
- No, mi niña, aquí te quedas – le respondí sujetándola por el brazo
- Pero esto no está bien, tu eres mi abuelito y …
- ¡Obedece! ¡Aquí te quedas! – le ordené

Acerqué sus labios a la cabeza de mi pinga y le dije que la besara. Lo hizo tímidamente. Luego le ordené que me la mamara como cuando ella chupa los caramelos. Con lentitud metió mi pinga en su boca, y me dio una mamada algo torpe, pero tan excitante que creí que me daría un ataque al corazón.

- ¡Oh, qué rico mamas mi niña! – le decía

Al rato paró e insistió en que dejásemos de hacerlo. Yo le dije que soy su abuelo y ella tiene que obedecerme, como buena nietecita, y que continuara. Reanudó con las mamadas, y yo seguí gozando del placer.
Cuando creí que ya era suficiente de mamadas, me desnudé por completo, y la llevé a mi cama por la fuerza, tomándola del brazo. La tiré sobre la cama, le quité el panty del baby-doll y le ordené:

- Mantente quieta
- ¿Qué vas a hacer abuelo?
- Ya verás. Tú sólo obedece a tu abuelo
- ¡Abuelito, esa es mi micha! ¡Abuelito, me estas pasando la lengua por…! ¡Aaaah!

Comencé a lamer toda su michita. Poco me faltó para devorarla.

- ¡Para, abuelito, para! ¡Si mamá se entera se…!
- ¡A la verga con tu mamá! ¡Cállate y hazle caso a tu abuelo!

Por largo rato la mamé, y luego le quité la blusita, dejando sus senos descubiertos. Me arrojé sobre ellos. Los chupé, los mordí, los apreté. Lorena respiraba agitada.
Luego, me acosté completamente sobre ella, y me preparé para penetrarla.

- ¡Abuelito, no te me acuestes encima! ¡Pesas mucho!
- Ya es hora de que aprendas a aguantar el peso de un hombre sobre ti
- ¡Abuelito, tas muy agarrao! ¡Me vas a aplastar!
- ¡Cállate y aguanta!

Tomé mi pene y lo coloqué en la entrada de su micha y de un solo golpe se lo metí. Lorena no paraba de gritar. Pude sentir cómo se rompió su himen, y sentí su virginidad desangrarse entre nuestras piernas. Con una mano tapé sus gritos. Ella me mordía la mano y me arañaba la espalda, los brazos y las nalgas, quizás desahogando el dolor, quizás exigiéndome que me detuviera, pero lo cierto es que lo único que ella conseguía era excitarme más, y la penetraba con más y más fuerza.
Así estuvimos largo rato. La tomé por las nalgas, alcanzando su ano con mis dedos. Introduje uno de mis dedos en su culo, mientras la penetraba por delante.

- ¡Abuelito! ¿Qué haces?
- ¡Cállate!
- ¡Abuelito, mi culo!
- ¡Cállate!

Con mi pinga penetraba su micha, y con mis dedos irrumpía dentro de su ano.
Seguido, retiré mi pene fuera de ella, y la viré boca abajo.

- ¡No me lo metas por el culo! ¡No!
- ¡Ah! Así que sabes a qué voy ¿no?
- ¡A mi me han dicho que eso duele mucho! ¡Me han dicho que una sangra!
- ¡Cierra la boca y aguanta! Debes hacerte mujer, y mientras más temprano empieces, mejor

Posicioné mi pinga sobre su culo. Empujé con cuidado, y lentamente fui abriendo su agujero anal. Lorena gritaba como si fuera la peor tortura. Finalmente, metí la cabeza de mi pene en ese preciado culo. Me mantuve quieto por unos instantes para gozar mi victoria de macho sobre la hembra.

- ¡Sácamelo, desgraciao! ¡Sácamelo, que me duele!
- ¡Cállate y aguanta!
- ¡Me duele!
- ¡Aprende a aguantar como mujer!

Antes de que pudiera responderme, empujé una vez más, pero esta vez con mucha fuerza, y quedamos completamente unidos. Lorena pegó un grito desgarrador, que contuve con una de mis manos.
Comencé el mete y saca, hurgando con mi pinga su culito. Ella apretaba las sábanas y las mordía, desahogando el dolor que sentía.
Durante buen rato estuve dándole por el culo, hasta que no me pude contener más.
- ¡Aquí va tu descarga de leche! ¡Siéntela, siéntela!

Inundé sus intestinos con mi semen. Me mantuve un rato más unido a ella, y luego saqué mi pene de su cuerpo, y me fui a lavar.
Regresé a la cama, y la hallé dormida, rendida del cansancio. Dormimos juntos esa noche.
Desde entonces, mi nieta me ha regalado muchos momentos de pasión. Mi tierna nieta, siempre obediente, y siempre buenona.

Para volver a SEXYCUENTOS, haga click aquí



Las mas jovencitas de la red

Descarga las mejores fotos y videos de la red

 

¿Escribes relatos eroticos? Mándamelos por mail y los publicaré